Cirugía de Hernia Epigástrica
CIRUGIA DE HERNIA EPIGASTRICA EN PUEBLA
Una hernia epigástrica aparece a través de la pared abdominal, entre la parte inferior del esternón y el ombligo. Tanto hombres como mujeres pueden presentar este tipo de hernia, que generalmente se produce a consecuencia de una debilidad congénita, combinada con una presión intrabdominal a lo largo de la línea media.

La hernia epigástrica aparece en la línea media, por arriba del ombligo. Afecta más a los hombres que a las mujeres con una proporción de 3:1 y su incidencia es menor del 1 % en la población adulta.

La hernia epigástrica es favorecida por esfuerzos intensos y constantes, obesidad o por enfermedades que incrementan la presión intrabdominal como tos crónica, estreñimiento, dificultad para orinar y embarazos repetidos.

La hernia epigástrica es un aumento de volumen o tumoración que aparece en alguna zona de la línea media por arriba del ombligo, generalmente asintomática,
Regresar a Inicio
aunque en raras ocasiones puede aparecer dolor en el sitio de la hernia al realizar algún esfuerzo moderado o intenso.
 
Síntomas
 
El síntoma principal de las hernias epigástricas es el dolor intermitente, asociado al esfuerzo, en el abdomen superior y medio. Esto ocurre cuando se atora o atrapa la grasa herniada en el orificio herniario y se libera espontáneamente.
 
Muchas hernias epigástricas no causan síntomas y solo se observa la salida intermitente de la hernia, asociada al esfuerzo abdominal, de incorporarse de la cama, practicar ejercicio de gimnasio o estar de pié.
 
Diagnóstico
 
Para poder diagnosticar una hernia epigástrica, un cirujano debe hacer un exploración, y en algunas ocasiones en donde el diagnostico no pueda precisarse, se necesitarán estudios auxiliares, como por ejemplo, ultrasonidos, o alguna tomografía axial. Como sucede con todos los tipos de hernia el único tratamiento para una hernia epigástrico es un procedimiento quirúrgico y es importante que el mismo se lleve a cabo tan pronto como se llega al diagnóstico siendo que este tipo de hernia, crece con el paso del tiempo lo cual incrementa la posibilidad de tener algún tipo de complicación.
 
Diagnóstico a tiempo
 
Existen diferentes tipos de complicaciones que pueden sarde si no se diagnostica a tiempo o bien si se diagnostica de manera errónea. Por ejemplo, una de las más comunes es el encarcelamiento, que hace referencia al momento en que un órgano en el abdomen sobresale por el orificio de la hernia, estableciéndose de manera definitiva sin tener la posibilidad de volver a su posición normal incluso con maniobras externas.
 
En la mayoría de estos casos, el tejido celular graso es lo que sobresale, por esta razón sucede que puede confundirse con una tumoración en el mismo. Otro de los riesgos que se corren cuando una hernia epigastrica no es bien diagnosticada, tiene que ver con el estrangulamiento de las estructuras; es decir, cuando las mismas son aprisionadas y presionadas por el orificio de la hernia; esto produce una falta de circulación lo cual deriva en la muerte del órgano que se encuentra aprisionado.
 
La cirugía de una hernia epigástrica puede realizarse mediante técnicas abiertas o bien mediante una laparoscopia. En el primero de los caso pueden utilizarse mallas plásticas como prótesis para reemplazar los tejidos de la pared, lo cual, quedará a criterio del cirujano según la gravedad del problema. Por su parte, las técnicas por laparoscopía se trata de una invasión mínima que se lleva a cabo realizando una cirugía con láser, aplicando las mallas en posición interna.
 
Las dos técnicas tienen resultados muy positivos siendo que reducen los dolores característicos del postoperatorio así como también el tiempo de incapacidas y el uso de analgésicos. Además también ayuda a reducir las posibilidades de que se desarrolle nuevamente una hernia epigástrica. Ten en cuenta que los riesgos en este tipo de cirugía son mínimos, al igual que cualquier complicación luego de la operación. En cuanto a la recuperación del paciente, la misma consiste en una internación hospitalaria de al menos 5 días, estando en reposo relativo, lo que quiere decir que el paciente puede moverse, aunque no hacer ningún movimiento que requiera una esfuerzo mayor.


El tratamiento de la hernia epigástrica es quirúrgico y debe realizarse tan pronto como se identifique ya que siempre crece con el  paso del tiempo y la posibilidad de complicaciones se incrementa día con día.

clinica-de-hernias002003.jpg
Dra. Martha Jiménez Arévalo y Dr. Juan Antonio Moreno Cruz / Médicos Especialistas en Gastroenterología. Puebla, Pue.
Consultorios en Clínica de Enfermedades del Colon, Recto y Ano y Hospital Betania . Citas al teléfono (222) 602.7751
Citas:
(222) 602 7751
Clínica de Hernias en Puebla
.